Un limonero para decorar tu jardín
El jardín es uno de los rincones más elegantes de cualquier hogar, si eres uno de esos pocos privilegiados que pueden presumir de uno, ahora tienes la oportunidad de decorarlo como quieras y sacar el máximo partido.

En esta ocasión te invito a incluir árboles frutales que den un toque exclusivo a tu hogar, a la vez que original. Un truco con el que convertirás tu jardín en el centro de todas las miradas de tus vecinos, que seguro no tardan demasiado en copiarte la idea.

Este elemento tan decorativo aporta mucho colorido y vitalidad a tu jardín, además de contribuir a disfrutar de una mayor diversidad vegetal en el rincón más hermoso de tu hogar. Antes de plantar cualquier tipo de árbol, debes tener en cuenta algunas consideraciones de la especie que has elegido, ya que cada planta requiere un cuidado especial y unas exigencias diferentes.

Por ello, deberás tener en cuenta la composición del suelo, las condiciones climáticas de la zona en la que vives y la frecuencia de riego, entre otras cosas. Uno de los árboles favoritos para decorar nuestro jardín es el limonero. Originario del sureste asiático, los árabes lo introdujeron en nuestro país durante la Edad Media.

Es muy típico del mediterráneo, puesto que este árbol necesita unas temperaturas templadas para poder crecer, además de mucha luz y humedad. Así que cuando lo plantes asegúrate de que la zona tiene suficientes horas de luz solar.

Por lo que se refiere al suelo lo mejor es abonarlo de manera regular para aumentar los nutrientes. Aunque existen diferentes variedades de limoneros, todos ellos necesitan un riego abundante y frecuente. Y a la hora de podarlos no te olvides de hacerlo cada primavera, eliminando las ramas muertas, débiles o en mal estado.

Si sigues estos sencillos consejos tu limonero disfrutará de un aspecto espléndido y vigoroso, que incluso puede llegar a vivir hasta 70 años, y además podrás disfrutar de unos deliciosos limones para añadir al pescado o a las ensaladas.