Un marco de fotos con lápices
Ya lo dicen los que más saben de niños: las manualidades son la mejor manera de estimular la creatividad e inteligencia de los pequeños de la casa. Así que si quieres disfrutar de un agradable rato en compañía de los pequeños, pero sin ensuciar ni gastar demasiado este es el momento perfecto.

Una manualidad muy fácil de realizar con la que no necesitamos ser unos expertos en bricolaje para conseguir un diseño original, divertido y personalizado. Los materiales que vamos a necesitar son los siguientes: un marco de fotos sencillo sin ningún tipo de decoración, cola blanca y lápices.

En primer lugar tendrás que limpiar en profundidad toda la superficie del marco antes de aplicar la cola, que deberás distribuir muy bien por todo el marco e inmediatamente después, ir colocando todos los lápices de colores con el diseño que más te guste. Un consejo muy importante antes de colocar los lápices y la cola es que pienses de antemano cómo quieres distribuir los lápices, para que así no tengas que despegar ninguno del marco y termines ensuciando innecesariamente la manualidad.

Una vez que hayas terminado de colocar el último lápiz tienes que dejar secar la cola, y para concluir si quieres puedes dar una capa de barniz para proteger nuestro diseño. Como ves se trata de una manualidad muy creativa con infinidad de posibilidades, aunque en vez de lápices también puedes adornar el marco con lentejuelas, abalorios, retazos de telas de diferentes colores o fotografías, cualquier cosa que tengas por casa y que consideres que puede quedar bien en tu manualidad.

La manera perfecta de disfrutar de una agradable tarde en familia, donde los pequeños de la casa también pueden contribuir con sus ideas que después decorarán su habitación, tal vez un marco de fotos con dibujos de simpáticos animales o de los personajes favoritos de tus hijos pueda ser un diseño interesante.