Cómo vestir tu cama con estilo
Cuando pensamos en la decoración muchas veces nos olvidamos de los textiles, nos centramos en los muebles, los colores, estilos, pero las telas son las grandes olvidadas y es una pena porque pueden dar el punto de elegancia o diseño a cualquier estancia si sabemos elegir correctamente. Por ejemplo, en el caso de los dormitorios, las camas son uno de los elementos principales, son donde nos tumbamos para relajarnos o dormir durante la noche para recuperar energías. Pero es que además, las camas pueden dar mucho juego dentro de la decoración.

Vestir una cama con estilo es clave para un dormitorio bien decorado y confortable. Para hacer una cama bonita no hay reglas establecidas, las posibilidades son infinitas y la creatividad puede ser nuestra mejor aliada, existen muchísimos accesorios fantásticos que se pueden poner sobre ellas. Con un poco de idea y no demasiado presupuesto puedes conseguir una combinación bonita con unos elementos básicos, tales como cojines, manta y colcha que puedes combinar con un par de juegos de sábanas (para tener quita y pon) y hacer que la cama parezca diferente cada semana.

Cómo vestir tu cama con estilo
Para que una cama resulte más atractiva lo ideal es hacerla con varias capas. En www.diezxdiez.es puedes encontrar multitud de ideas y propuestas para decorar tu dormitorio con ropa del hogar a muy buen precio. Comenzaremos por unas sábanas blancas, de lino o algodón, ya que combinan con cualquier estilo e invitan al descanso. Luego tenemos dos opciones: mantas o edredón. En el caso de utilizar mantas o edredón fijo, lo recomendable es elegir un color neutro. Mientras que si usamos un edredón desenfundable, se pueden usar fundas con estampados y dibujos algo más atrevidos.

Durante el día, cuando la cama esté hecha, resultará mucho más atractiva si añades un cubrecama o una colcha. Busca algo que aporte algo de color y textura según tu estilo. Tampoco te puedes olvidar de las almohadas y cojines. Personalmente me gusta poner un par de unidades para cada uno: la almohada de dormir y un cojín sin que necesariamente tenga una utilidad específica más allá de la mera decoración. No son nada caros y se pueden reemplazar cuando quieras cambiar el aire del dormitorio.

Convierte tu cama en una auténtica revolución dentro de tu dormitorio. ¡Te encantará!