Veteado de la madera
El veteado es una técnica que se utiliza muy a menudo en ciertas labores domésticas de bricolaje, aunque su nombre no te resulte muy conocido, seguro que el resultado lo has visto en numerosas ocasiones, ya que aporta una decoración original y elegante. También es una interesante manera de renovar o cambiar el aspecto de nuestros muebles viejos y darles una segunda vida.

Básicamente el veteado consiste en imitar las vetas de la madera y decorarlas como prefieras. En primer lugar debes empezar la manualidad tapando el poro de la madera con ayuda una imprimación selladora al agua, que puedes encontrar fácilmente en tiendas de bricolaje y del hogar. Cuando la superficie se haya secado podrás dar la primera mano de esmalte en el tono que más te guste y con ayuda de un rodillo de espuma.

Para que el peine veteador se deslice correctamente tendrás que asegurarte de que el producto sea satinado, o de lo contrario deberás cubrir la pintura con un barniz acrílico. El siguiente paso será determinar la orientación del estampado que vas a seguir, mi consejo es que antes de nada realices unas pruebas previas sobre un trozo de madera que no vayas a utilizar.

Una vez hecho esto, ya puedes aplicar la segunda capa de esmalte que tendrás que verter sobre un retardante y después aplicar la mezcla sobre la pintura base con ayuda de un rodillo. Antes de que se seque el producto arrastra por la superficie un peine veteador de goma, de esta forma conseguirás el efecto deseado. Como ves se trata de una manualidad muy sencilla, que requiere pocos instrumentos y materiales, y con la que no necesitamos ser unos auténticos expertos en la materia para logar un acabado perfecto.

Si tienes alguna duda acerca de los materiales que se necesitan en esta manualidad, no tienes de qué preocuparte, ya que los encontrarás muy fácilmente en cualquier tienda de bricolaje o ferretería, consulta con tu dependiente de confianza.