Cómo cambiar el cristal de una ventana
Cambiar el cristal de una ventana puede parecer a primera vista algo excesivamente complicado pero si sigues una serie de pasos y consejos no debes tener ningún tipo de problema.

Pon mucha atención a dichos consejos y podrás reemplazar el antiguo cristal o por otro totalmente nuevo y conseguir volver a disfutar una ventana perfecta.

Usar unos guantes gruesos

Antes de tocar el cristal de la ventana, es importante que te pongas unos guantes gruesos y unas gafas especiales para evitar que te cortes mientras manipulas dicho cristal. Si el cristal está roto, usa también un paño suave para ir quitando todos los trozos del mismo y evitar que te cortes en las manos.

Limpiar el marco

El siguiente paso consiste en limpiar el marco de la ventana para que no haya residuos a la hora de colocar el nuevo cristal. En el caso de que la ventana sea de madera, debes eliminar toda la silicona con la ayuda de una rasqueta.

Si por el contrario el marco es de aluminio, quita en primer lugar las varillas y después elimina toda la silicona. Para terminar de limpiar, coge un cepillo y úsalo en el interior del marco.

Cómo cambiar el cristal de una ventana

Poner el cristal nuevo

A continuación pon el cristal nuevo aplicando un poco de silicona o de masilla en el interior del marco. Es importante que el cristal esté perfectamente encajado y fijado para evitar que se mueva y se pueda volver a romper. En el caso de que la ventana sea demasiado grande, no lo hagas tú solo y es aconsejable que otra persona te ayude a colocar el propio cristal.

Limpiar el cristal

El siguiente paso consiste en eliminar cualquier resto de silicona que pueda haber quedado al colocar dicho cristal y limpiar bien el marco por todo el interior. Antes de volver a colocar la ventana, cerciórate de que el cristal no se mueve y esta perfectamente fijado para evitar futuros problemas.

Para terminar, coge un paño humedecido en un poco de alcohol y limpia todo el cristal para que quede totalmente limpio y sin resto de suciedad. Después de ello, puedes colocar la ventana con el nuevo cristal.

Como has podido comprobar y observar, cambiar el cristal de una ventana no es demasiado complicado y difícil y si sigues todos estos consejos y pasos no tendrás ningún tipo de problema y conseguirás remplazar el cristal de la ventana perfectamente.