Cambiar la cerradura de un buzón
Parece fácil, pero cambiar la cerradura de nuestro buzón requiere de un pequeño manual de instrucciones, como el que te ofrecemos a continuación. Olvídate de comprar uno nuevo y anímate a poner en práctica los siguientes trucos, con los que no necesitarás ser un gran experto en bricolaje.

Coge lápiz y papel, y toma buena nota de los consejos que te ayudarán a realizar esta reparación de una forma mucho más sencilla de lo que imaginas. Para empezar tendrás que abrir el buzón con ayuda de un taladro, que deberá ir provisto de una broca especial para metal, que tendrás que introducir en el centro de la cerradura.

Cuando hayas abierto el buzón, podrás retirar la vieja cerradura y aflojar la pieza con ayuda de una llave inglesa. Suelta todas las tuercas y retira la pieza de su lugar para sustituirla por otra nueva, con el mismo tamaño y las mismas características que la pieza vieja. Para ello, tendrás que desmontar el mecanismo e introducir la parte de la cerradura por el orificio de nuestro buzón, sujetando esta pieza con la pestaña de fijación.

Después encaja el pestillo y comprueba que la posición y el movimiento son totalmente correctos. Cuando hayas terminado, sujeta todo el mecanismo con la correspondiente pieza de fijación. Como te habíamos prometido al principio de nuestro artículo, se trata de una tarea muy sencilla y rápida, donde lo más importante es visitar tu tienda de bricolaje de confianza en busca de una nueva cerradura, que deberá tener las mismas características que la pieza vieja.

Anímate a realizar esta divertida tarea de reparación, con la que no necesitas ser un gran experto en bricolaje, ni tampoco gastarte un dineral para lograr un buen resultado. La primera de muchas futuras tareas domésticas.