Cambiar una rejilla de salida de humos
La salida de humos es un elemento muy importante en cualquier hogar que se precie, y al que debemos realizar un mantenimiento frecuente si queremos que se conserve siempre en perfectas condiciones. ¿Quieres saber cómo? Pues toma nota y no pierdas detalle de todo lo que necesitas saber.

Lo primero de todo será reunir los siguientes materiales: un cincel; un destornillador; una rejilla de empotrar; y un adhesivo de montaje. Una vez que tengas todo lo necesario deberás empezar por retirar las viejas rejillas y adquirir unas nuevas en cualquier tienda de bricolaje, por supuesto, con las mismas medidas que las anteriores.

Cuando tengas las nuevas podrás comenzar a limpiar la zona retirando los restos de suciedad, picando con el cincel. Para tapar los agujeros deberás utilizar un adhesivo de montaje, que es una masilla muy útil para cubrir los agujeros de los primeros tacos, además de otras pequeñas reparaciones que pueda necesitar la rejilla.

Aplica la masilla siguiendo las instrucciones que especifica el fabricante en el envase, y cuando se haya endurecido por completo podrás dar una capa de pintura que te ayude a camuflar la reparación. Una vez que hayas hecho todo esto, tendrás que colocar la nueva rejilla con sus correspondientes tacos, asegurándote de que la salida de humos funciona correctamente y cumple a la perfección con su función.

No te olvides de esta parte importante de tu hogar que con el uso, el paso del tiempo, y las inclemencias climáticas (si la rejilla es exterior), suele oxidarse y estropearse de manera notable. Así que presta mucha atención a tu salida de humos y no esperes a cambiarla en el último momento.