Colgar un cuadro
A veces lo que parece más fácil es en realidad lo más difícil. Incluso para realizar una tarea tan sencilla como colgar un cuadro, necesitaremos conocer algunos trucos y consejos básicos. ¿Quieres saber cuáles son? Pues toma nota de nuestras recomendaciones de hoy.

Lo primero de todo será escoger un método para colgar nuestro cuadro. En cualquier tienda de bricolaje encontrarás los artículos de fijación más adecuados para realizar esta tarea de la mejor forma posible.

Métodos de fijación

Para los cuadros pequeños puedes optar por unas anillas pequeñas que sujetarás con una base adhesiva o con unos pequeños clavos. En la pared tendrás que colocar unos ganchos X o soportes del tipo “cuelga fácil”. Mientras que para los cuadros pesados, lo ideal es colgarlos con ayuda de unas hembrillas sujetas al marco y en la pared unos tacos.

Comprueba la horizontalidad

Una vez que hayas elegido el método de sujeción más adecuado deberás decidir el punto exacto de tu pared en el que colgar tu cuadro. Cuando lo tengas todo claro, no olvides comprobar la horizontalidad utilizando un nivel.

Colgar un cuadro
También es recomendable asegurarnos de que en esa parte de nuestra pared no hay cables o tuberías antes de empezar a golpear con el martillo. Asimismo, recuerda que en cualquier tienda de bricolaje encontrarás infinidad de soportes para colgar tu cuadro, desde arandelas hasta barritas de sujeción, hembrillas, cables, tacos, alcayatas, ganchos X, y un largo etcétera.

Escoge el método que mejor se adapte a las características de tu cuadro para asegurarte de que está correctamente fijado y, por supuesto, no te olvides de cubrir tu suelo con papel de periódico y retirar tus muebles para evitar ensuciarlo todo con polvo.

¿Conoces algún otro truco más que debamos tener en cuenta?