Colocar un regulador de luz
En todos los hogares existe esa larga lista de tareas que no nos atrevemos a realizar porque pensamos que son mucho más difíciles de lo que son en realidad. Un buen ejemplo de ello es la colocación de los reguladores de luz, que es una de esas actividades que están al alcance de cualquier simple aficionado al bricolaje.

Así que si tienes que cambiar un regulador pero no sabes cómo hacerlo, olvídate de llamar a un profesional y trata de hacerlo tú mismo con tus propias manos. Lo único que vas a necesitar será un destornillador, un regulador de luz y paciencia.

El primer paso será asegurarnos de que nuestro nuevo regulador tiene las mismas características que el anterior. Si te acercas a cualquier tienda de bricolaje podrás adquirir uno de estos reguladores, aunque desde Bricomanias te recomendamos que no olvides llevar el viejo contigo para asegurarte de que es el adecuado.

A continuación, quita el embellecedor de tu pared y asegúrate de que desconectas la luz con el fin de evitar disgustos innecesarios. Suelta los cables de color azul y rojo de tu viejo regulador, y colócalos en el nuevo con ayuda de un tornillo, apretando cada uno de los cables. Cuando hayas enrollado todos los cables, podrás colocar tu nuevo regulador en el lugar corrector y volver a taparlo con el embellecedor.

Por último, acciona la luz y comprueba que todo funciona correctamente. Si hay algo que falla tendrás que comprobar que los cables están correctamente alojados y ajustados, cada uno de ellos en su lugar correcto. Una tarea mucho más fácil de realizar de lo que en un principio habías imaginado, así que no tengas miedo y ponte manos a la obra con ella.