Cómo barnizar muebles de exterior
Los muebles que están a la intemperie se estropean mucho antes que el resto de mobiliario doméstico, debido a las inclemencias climáticas. Por eso en nuestro artículo de hoy te invitamos a poner en práctica una serie de consejos, con los que conseguirás que tus mesas y sillas recuperen el aspecto del primer día, como recién salidos de la tienda.

Así que coge lápiz y papel y toma buena nota de todos los pasos que te explicamos a continuación, con los que lograrás barnizar tus muebles de jardín en pocos y sencillos pasos. Comenzaremos nuestra tarea de hoy pasando una lijadora orbital, con lija de grano medio especial para madera, por toda la superficie de nuestros muebles. Cuando realices este paso, recuerda que debes seguir la direeción del dibujo de la madera, para conseguir el mejor resultado posible.

Una vez que hayas limpiado con un trapo húmedo todos los restos de suciedad, podrás aplicar el barniz, que deberá ser semi-brillante al agua y de alta durabilidad. Asimismo, recuerda escoger uno especial para ambientes exteriores, y por lo tanto, resistente. Antes de aplicar el barniz, protege tus manos con unos guantes de látex y ventila bien la estancia, o realiza esta actividad en un espacio abierto para que no te moleste el fuerte olor del producto.

Una vez que el barniz se haya secado por completo, podrás volver a lijar la superficie con la misma herramienta de bricolaje. Para terminar con nuestra tarea de restauración de hoy, deberás volver a dar otra mano de barniz, siguiendo los pasos anteriores. Como te habíamos prometido al principio del artículo de hoy, se trata de una tarea muy sencilla y rápida de realizar, así que no tengas miedo de poner a prueba tus habilidades y de lograr un buen diseño, porque seguro que te sorprendes con los resultados.