Cómo limpiar acero inoxidable
En muchas tareas de bricolaje necesitamos utilizar materiales o herramientas que deberán estar en perfecto estado, si queremos lograr que nuestra labor tenga el éxito esperado. En este sentido, es importante saber cuál es la mejor manera de limpiar los artículos que vamos a emplear en nuestro hogar.

Por eso en el artículo de hoy te explicaremos cómo realizar el mantenimiento de uno de los materiales más frecuentes en buena parte de las labores domésticas, es decir el acero inoxidable. Realizar la limpieza de esta superficie es muy sencillo, aunque siempre viene bien disponer de algunos útiles consejos para que nuestra pieza conserve intacto su brillo del primer día.

En este sentido, no olvides que los utensilios de cocina de acero inoxidable deben pulirse para recuperar su característico brillo y reparar los arañazos provocados por el uso. Para ello, nada mejor que frotar la superficie con un pulimento especial para metales o bien con pasta de ceniza, que encontrarás sin problemas en cualquier comercio de bricolaje.

Mientras que si descubres restos de cal, deberás frotar con ayuda de un estropajo humedecido en vinagre caliente. Y si por el contrario deseas es recuperar una pieza de acero inoxidable ennegrecida por el uso frecuente y por el tiempo, una solución muy eficaz consiste en cocer en su interior unas cuantas mondas de patatas.

Si tienes dudas acerca de la efectividad de cualquiera de estos sencillos trucos, puedes poner a prueba los consejos de hoy y conseguir que tus piezas adquieran el brillo del primer día. Así que no te lo pienses dos veces y pon a prueba tus habilidades en el bricolaje, porque una vez que te animes a realizar simples labores de restauración y de reparación, seguro que ya no puedes parar.