Cómo revocar una pared
En nuestro artículo de hoy te enseñaremos a revocar una pared. Pero antes de continuar, ¿sabes qué quiere decir este término? Revocar una pared es aplicar una o varias capas de material sobre ella para conseguir una superficie uniforme, camuflando los ladrillos o el hormigón.

Seguro que conoces esta tarea y has visto realizarla en más de una ocasión. Y por eso queremos explicarte cómo se hace correctamente, aunque no te consideres un gran experto en temas de bricolaje.

Limpia y prepara la superficie

Para revocar una pared, antes de nada tendrás que limpiar bien la superficie y asegurarte de que está libre de restos de pintura o de cualquier otro material. En el caso de la pintura, comprueba que tiene todo el mismo color. Y no olvides que la pared siempre deberá estar plana pero también un poco rugosa para que los materiales agarren mejor.

Cómo revocar una pared
El siguiente paso será preparar la masa de yeso y agua en un cubo, siguiendo las instrucciones que indica el fabricante en el envase. Acuérdate de remover bien hasta conseguir una mezcla homogénea. Cuando hayas terminado tendrás que colocar listones de 1cm. de grosor cada metro, y extender el yeso en las zonas más altas.

Aplica la mezcla y distribuye bien

Desde Bricomanias te recomendamos empezar colocando listones en la parte superior y por las esquinas. Aplica pegotes de masa y alisa con ayuda de la llana. Y por supuesto, no olvides colocar los listones en la pared dejando una separación de un metro entre ellos.

Como ves se trata de una tarea más fácil de lo que parece, aunque bastante laboriosa. Probablemente necesites la ayuda de una persona y tal vez una escalera bastante alta para poder acceder a la parte superior de la pared.