Consejos para limpiar acero inoxidable
Uno de los materiales más frecuentes en el hogar es el acero inoxidable, que está presente en infinidad de electrodomésticos y de superficies. Aunque a simple vista la limpieza diaria de este material pueda resultar fácil, como viene siendo habitual en muchas tareas domésticas, si disponemos de los consejos adecuados, los resultados serán considerablemente mejores.

En tu tienda de bricolaje habitual encontrarás una interesante selección de productos de limpieza con los que podrás limpiar y desinfectar cualquier rincón de tu hogar, en pocos y sencillos pasos. Aunque otras alternativas mucho más económicas y que también funcionan son las típicas recetas de las abuelas, que pasan de generación en generación, y que te invitamos a poner a prueba en nuestro artículo de hoy. Así que toma buena nota de todos estos consejos.

Un clásico que nunca falla es pasar una bayeta con jabón neutro para limpiar, y después terminar con una pequeña cantidad de agua mezclada con unas gotas de vinagre. Para terminar, no te olvides de secar muy bien tu superficie y así evitar que queden restos en la superficie de tu mueble.

Otro remedio muy popular consiste en mezclar agua con un poco de amoníaco, en vez de vinagre. El único inconveniente de utilizar este producto es su desagradable olor, así que si escoges el amoníaco, recuerda que deberás ventilar muy bien tu estancia.

Para terminar, aclara con abundante agua la superficie de acero inoxidable y después sécalo todo con un trapo. Como te habíamos prometido al principio de nuestro artículo, se trata de una manualidad muy fácil y barata, que está al alcance de cualquier lector. Así que prepárate para recuperar el brillo del primer día en tu superficie de acero inoxidable, sin necesidad de ser un gran experto y sin tener que rascar nuestro bolsillo.