Consejos para pintar sobre una pared empapelada
¿Sabías que puedes volver a pintar sobre el empapelado, sin necesidad de retirar el papel que cubre tu pared? Si quieres ahorrar tiempo y esfuerzo redecorando una pared empapelada, nada mejor que revestirla con pintura. Así que no te pierdas los consejos que te ofrecemos a continuación que están al alcance de todos nuestros lectores.

Pero no olvides tener en cuenta que si has decidido no arrancar el papel viejo, deberás preparar tu pared antes de aplicar la pintura. Toma nota.

Prepara tu pared antes de pintar

Para ello asegúrate de que tu papel está correctamente pegado, sin burbujas de aire ni esquinas levantadas. Si encuentras alguna burbuja tendrás que eliminarla con ayuda de un cúter, mientras que las esquinas será suficiente con volver a pegarlas. Y si tu pared presenta grietas o imperfecciones, nada mejor que utilizar masilla reparadora para rellenarlas. Y no te olvides de lijar para conseguir una superficie completamente lisa y uniforme.

Aplica una imprimación y pinta

Cuando hayas preparado la pared, podrás aplicar dos capas de imprimación sobre el papel. Y no te olvides de respetar las tiempos de secado y los consejos que aparecen en el envase. La imprimación selladora garantiza un mayor agarre de la pintura, y por lo tanto, un resultado final mucho más profesional.

Consejos para pintar sobre una pared empapelada
Una vez que hayas terminado podrás mezclar tu pintura con agua, siguiendo las instrucciones del fabricante y aplicando las capas que consideres necesarias hasta asegurarte de que cubres por completo el papel de tu pared.

Como te habíamos prometido, se trata de una actividad muy sencilla con la que además ahorrarás una buena cantidad de tiempo. Así que anímate a decorar cualquier pared de tu hogar pintando directamente sobre el empapelado.

Un truco de experto

Un truco para camuflar mejor el papel es utilizar pinturas con textura que ocultan mejor las uniones y los posibles defectos del empapelado.