Dar textura a las paredes
¿Quieres decorar las paredes de tu hogar de una forma completamente diferente e innovadora, con unos sencillos y económicos trucos? En ese caso no pierdas de vista las explicaciones que te ofrecemos en el artículo de hoy, con las que conseguirás dar un nuevo aire a cualquier ambiente de tu hogar, con tus propias manos y sin gastar un dineral.

¿Qué vas a necesitar? Tan sólo un bote de pintura con el color que más te guste y unas brochas especiales que te ayuden a conseguir el efecto deseado en tu pared. En este sentido puedes utilizar cualquier artículo que tengas a mano y que pienses que puede quedar bien, desde una esponja, hasta pinceles de diversos tamaños y formas, o un trapo.

Si quieres un consejo para conseguir un resultado más profesional y con el que estés totalmente satisfecho, puedes realizar una pequeña prueba en cualquier superficie que no te importe ensuciar. De esta forma, comprobarás con qué artículo queda mejor el efecto de tu pared.

Cuando hayas escogido un color y una herramienta para dar textura a tu pared, podrás empezar a decorar la pared auténtica. Lo primero será extender la pintura sobre la superficie y mientras está todavía húmeda, deberás ir aplicando el efecto con ayuda de un pincel, una esponja, una brocha, una servilleta arrugada o cualquier otro artículo que se te pase por la cabeza y te apetezca utilizar.

La ocasión perfecta para poner a prueba tu creativa mente y lograr un diseño asombroso, en pocos y sencillos pasos, sin necesidad de ser un experto en bricolaje y manualidades. Únicamente necesitarás paciencia, buenas dosis de imaginación y los materiales adecuados. Pero no te olvides de hacer una prueba antes de decorar la pared, porque te evitarás muchos errores innecesarios.