Diferentes tipos de rodillos de espuma
Los rodillos de espuma son uno de los artículos más frecuentes en buena parte de los hogares, porque todos nosotros hemos tenido que utilizarlos en alguna que otra ocasión para recuperar el aspecto de nuestras paredes o muebles. Una de las herramientas de bricolaje más fáciles y cómodas de utilizar, aunque si sabemos un poco más sobre ellos, los resultados decorativos serán mejores, así que toma nota de los trucos que te explicamos a continuación.

Lo primero que debes tener en cuenta es el tamaño de tu rodillo que estará determinado por la habitación o mueble que quieras pintar. De la espuma, textura y relieve de la esponja dependerá el resultado final, así que escoge bien.

Los rodillos de fibra están especialmente indicados para pinturas al agua o esmaltes acrílicos que pueden utilizarse en todo tipo de superficies. Aunque también hay rodillos especiales para pintar sobre materiales como yeso, cemento o superficies metálicas.

También hay rodillos de lana virgen que los expertos recomiendan para barnizar objetos de madera y lacar muebles, logrando un acabado muy fino y profesional. Mientras que si optas por un rodillo de espuma, deberás tener en cuenta su porosidad, ya que de ella dependerá el acabado que quieras conseguir. Este tipo de rodillos son muy aconsejables para utilizar con esmaltes y superficies lisas.

En tu tienda de bricolaje también encontrará rodillos de espuma expandida que se emplean para conseguir un bonito efecto decorativo, como por ejemplo el estucado.

Ahora que ya conoces algunos tipos de rodillos de pintura, puedes acercarte a tu tienda de bricolaje y preguntar por ellos para conseguir el mejor resultado decorativo posible, aunque no te consideres un gran experto en estas cuestiones. Tan sólo necesitas saber cual es el mejor rodillo para pintar tu superficie, tanto si son muebles, como paredes, techos…