Guardar la pintura que sobra