Insecticidas caseros
Muchas veces acudimos a los expertos en bricolaje y en el hogar cuando en realidad podemos hacer nosotros mismos ciertas tareas de reparación o incluso elaborar nuestros propios productos de limpieza caseros, con un poco de tiempo y unos cuantos materiales. Por eso en el artículo de hoy te propongo preparar tu propio insecticida y así ahorrarte algún dinero, además tendrás la garantía de que se trata de un producto libre de componentes químicos que puedan poner en peligro a las plantas de tu jardín.

Preparar fertilizante para prevenir algunas de las plagas más frecuentes del jardín es mucho más fácil de lo parece, así que no te agobies y empieza a reunir los materiales necesarios, que son los siguientes: 2 kilos de ortiga fresca; ½ kilo de ortiga fresca y 20 litros de agua. La preparación de nuestro fertilizante es de lo más sencilla, tan sólo tienes que macerar la ortiga en el agua durante cinco días, acordándote de remover la mezcla varias veces al día, este paso es importante así que no te olvides de hacerlo para obtener un buen resultado.

Una vez transcurrido ese tiempo deberás colar el líquido y diluirlo en el doble de agua, y ya estará listo para ser utilizado. Un fertilizante casero y libre de ingredientes tóxicos que ayuda a estimular el crecimiento de las plantas, a prevenir el mildium, y también a proteger nuestras plantas contra la araña roja y la clorosis, entre otras enfermedades.

Como te había prometido se trata de una labor muy sencilla y rápida, no necesitas ser ningún experto en jardinería para conseguir un buen fertilizante, tan sólo tomar buena nota de estos consejos y acordarte de remover tu mezcla de agua, y verás cómo en poco tiempo tienes un jardín espléndido que se convierte en la envidia de alguna que otra vecina cotilla.