Manualidad para Navidad
Los frascos de cristal de nieve son un clásico durante las fiestas de Navidad, que todos nosotros hemos tenido en algún momento de nuestras vidas. Una decoración muy navideña que puedes realizar con tus propias manos y con unos cuantos y sencillos materiales. ¿Quieres saber cómo? Toma buena nota de los consejos que te explicamos a continuación.

Anímate a decorar tu hogar en compañía de toda la familia, mientras estimulas la inteligencia y la creatividad de los más pequeños de la casa. Para empezar debes seleccionar el tarro que quieres utilizar y también la figura que quieres colocar dentro del frasco como decoración principal.

Pega esta decoración en el centro de la tapa de tu frasco y espera el tiempo recomendado por el fabricante para asegurarte de que el pegamento se ha secado por completo. Cuando hayas terminado podrás limpiar muy bien tu tarro de cristal y rellenarlo con agua hasta arriba.

Recicla y diviértete

A continuación tendrás que echar en su interior diminutos trozos de papel de aluminio. Cuando hayas hecho esto podrás colocar la tapa de tu frasco con su correspondiente muñeco, y cerrar bien.

Ten en cuenta que el elemento decorativo que elijas deberá resistir al agua, así que conviene optar por un adorno de plástico o similar, para evitar que el agua del tarro lo estropee con el paso del tiempo.

Como te habíamos prometido se trata de una manualidad muy sencilla, rápida y barata que está al alcance de cualquier persona. Así que anímate a decorar hasta el último rincón de tu hogar con esta divertida actividad que puedes realizar en compañía de los más pequeños de la casa, sin tener que gastar mucho dinero e incluso con materiales reciclados.