Pintar un cenicero
Si te gustan los trabajos manuales y poner a prueba tu imaginación, te gustará la actividad que te traemos hoy. Decorar un viejo cenicero y conseguir un diseño completamente nuevo y muy creativo, es más sencillo, rápido y barato de lo que piensas.

Una manualidad que está al alcance de todos nuestros lectores y con la que únicamente vas a necesitar unos pocos materiales. Unos viejos ceniceros, una lija, pintura del color que prefieras, barniz y pinceles, serán suficientes para nuestra actividad de hoy.

Empieza por pensar en el diseño que quieres conseguir y busca la pintura con el color que prefieras. Cuando tengas que escoger el tipo de pintura, no olvides tener en cuenta el material del que está hecho tu cenicero, ya sea de plástico, cristal, vidrio, escayola…

Para realizar en familia

Cuando lo tengas todo sobre tu mesa de trabajo podrás lijar bien tu cenicero hasta conseguir una superficie completamente uniforme y lisa, y después podrás empezar a decorar, combinando todas las pinturas que quieras. Empieza aplicando una base de un solo color y cuando se haya secado podrás hacer los dibujos y los diseños que quieras.

Una vez que se haya secado por completo la pintura, podrás añadir los adornos y los detalles decorativos que quieras. Lo ideal es combinar pinceles de distintos tamaños en función de los diseños que deseamos realizar para conseguir un trabajo lo más preciso posible.

Así que deja volar tu imaginación y prueba todo tipo de diseños súper creativos y originales. Para evitar errores innecesarios, plasma todas tus ideas en un folio y cuando lo tengas completamente claro, empieza a decorar tu cenicero.

Y para terminar con la manualidad de hoy, no olvides aplicar el barniz que proporcionará un bonito brillo y además protegerá la pintura.