Pintar un muro exterior
Tanto si eres un gran experto en temas de bricolaje, como si acabas de adentrarte en el divertido mundo de las manualidades y de las tareas de reparación, en nuestra revista digital encontrarás una interesante selección de consejos, que seguro encuentras muy prácticos. En esta ocasión, te invitamos a poner en práctica unos trucos que te ayudarán a pintar un muro exterior.

A simple vista puede parecer una labor doméstica muy fácil, pero como sucede con la mayoría de tareas de bricolaje, siempre es aconsejable disponer de unos cuantos trucos que nos faciliten la manualidad. Así que toma nota de todos los pasos que deberás realizar, si quieres conseguir un resultado muy profesional, con tus propias manos.

Lo primero será cubrir con plástico y cinta de carrocero aquellas superficies que no queremos manchar de pintura. Después tendrás que repasar con ayuda de un cepillo de púas de acero todo el murete, para eliminar los posibles restos de suciedad y de impurezas, que nos impedirán lograr un buen resultado en nuestra tarea.

Cuando hayas limpiado todo el muro, tendrás que igualar la superficie para evitar que haya relieves. Para ello tendrás que utilizar una masilla de reparación niveladora, especial para homogeneizar superficies, y que puedes adquirir en tu tienda de bricolaje habitual.

Una vez que hayas cubierto toda la superficie con la masilla, y hayas logrado igualar el muro, podrás aplicar la pintura, que deberá ser especial para zonas de exterior, es decir resistente. Espera el tiempo que el fabricante especifica en el envase antes de retirar el plástico y la cinta de carrocero, y entonces podrás admirar el excelente resultado de tu tarea de hoy. Una actividad de bricolaje muy fácil, rápida y barata, que podrás realizar en unos cuantos y cómodos pasos.