Radiadores de calefacción: purgar, pintar (mantenimiento)
Con la llegada del frío del invierno lo habitual es que se disparen las facturas de la luz porque las personas queremos y necesitamos tener un hogar cálido, sentir que el ambiente de casa es acogedor y que no pasamos frío. Pero para usar calentadores, radiadores o cualquier otro dispositivo sin causar daños a tu salud, tendrás que tener además de sentido común, un poco de cuidado.

El radiador eléctrico es el que menos daño causa a tu salud, el de aceite puede contaminar el entorno si tiene los filtros sucios. Si tienes un radiador o estufa de gas o de agua, necesitarás estar muy pendiente porque si no lo haces puede provocar un incendio si no se respetan las recomendaciones del fabricante en cuanto a su uso dentro del hogar.

Para estar más seguros en cuanto a radiadores y calentadores, es necesario que compres un modelo que tenga termostato. El termostato es un dispositivo que hará que el dispositivo se apague cuando alcanza altas temperaturas.

En las temperaturas bajas, lo común es que el aire se vuelva más seco, y en general, los radiadores y estufas se colocan en el interior para que no se pierda la eficiencia. El problema es que cuando disminuye la humedad puede causar malestar en la nariz y en la respiración de las personas, incluso puede causar daños en la garganta y agravar enfermedades respiratorias como el asma, la rinitis o la sinusitis.

Radiadores de calefacción: purgar, pintar (mantenimiento)
Una forma de aliviar estas molestias en las personas cuando se usa un radiador o un calentador dentro de una estancia es colocar un recipiente con agua en la estancia donde se tiene encendido el radiador, calentador o calefactor.

En el caso de radiadores o estufas de gas, es necesario mantener siempre una ventaja abierta siempre que se esté usando. Si se conecta una estufa de gas en una estancia sin ventilación puede causar el envenenamiento por monóxido de carbono, con graves riesgos de lesiones cerebrales o incluso la muerte. Desgraciadamente cada año salen por las noticias personas que se han muerto a causa de este motivo sólo por no haber tenido más cuidado en el uso de estas estufas.

¿Cuáles son las precauciones que tienes cuando usas un radiador o una estufa en invierno en tu hogar? ¿Sueles usarlo a menudo?

Consejos para purgar los radiadores de casa

Radiadores de calefacción: purgar, pintar (mantenimiento)
Con la llegada del frío del invierno lo habitual es que se disparen las facturas de la luz porque las personas queremos y necesitamos tener un hogar cálido, sentir que el ambiente de casa es acogedor y que no pasamos frío. Pero para usar calentadores, radiadores o cualquier otro dispositivo sin causar daños a tu salud, tendrás que tener además de sentido común, un poco de cuidado.

El radiador eléctrico es el que menos daño causa a tu salud, el de aceite puede contaminar el entorno si tiene los filtros sucios. Si tienes un radiador o estufa de gas o de agua, necesitarás estar muy pendiente porque si no lo haces puede provocar un incendio si no se respetan las recomendaciones del fabricante en cuanto a su uso dentro del hogar.

Para estar más seguros en cuanto a radiadores y calentadores, es necesario que compres un modelo que tenga termostato. El termostato es un dispositivo que hará que el dispositivo se apague cuando alcanza altas temperaturas.

En las temperaturas bajas, lo común es que el aire se vuelva más seco, y en general, los radiadores y estufas se colocan en el interior para que no se pierda la eficiencia. El problema es que cuando disminuye la humedad puede causar malestar en la nariz y en la respiración de las personas, incluso puede causar daños en la garganta y agravar enfermedades respiratorias como el asma, la rinitis o la sinusitis.

Radiadores de calefacción: purgar, pintar (mantenimiento)
Una forma de aliviar estas molestias en las personas cuando se usa un radiador o un calentador dentro de una estancia es colocar un recipiente con agua en la estancia donde se tiene encendido el radiador, calentador o calefactor.

En el caso de radiadores o estufas de gas, es necesario mantener siempre una ventaja abierta siempre que se esté usando. Si se conecta una estufa de gas en una estancia sin ventilación puede causar el envenenamiento por monóxido de carbono, con graves riesgos de lesiones cerebrales o incluso la muerte. Desgraciadamente cada año salen por las noticias personas que se han muerto a causa de este motivo sólo por no haber tenido más cuidado en el uso de estas estufas.

¿Cuáles son las precauciones que tienes cuando usas un radiador o una estufa en invierno en tu hogar? ¿Sueles usarlo a menudo?

Purgar un radiador paso a paso

Para que no nos pille el toro este próximo invierno, os voy a proponer algo que no os llevará mucho tiempo pero os proporcionará unos resultados muy interesantes. Mantener en óptimo estado el sistema de calefacción por agua caliente de la casa no conlleva mucho trabajo: basta con que un profesional evalúe el estado de la caldera y de la instalación una vez al año, y con que tengamos los radiadores en buen estado.

Radiadores de calefacción: purgar, pintar (mantenimiento)
Pero también es necesario purgarlos para evitar que nuestro sistema rinda a un nivel por debajo del deseado, con el consiguiente despilfarro energético y monetario. ¡Es facilísimo! A continuación os explico cómo hacerlo.

La imagen que aparece sobre estas líneas corresponde a la válvula de purga o purgador de un radiador de hierro de hace unos cuantos años. Pero todos los radiadores de agua, antiguos o modernos, tienen una válvula parecida que permite purgarlos. Cuando purgamos un radiador, lo que hacemos es dejar salir el aire que se ha acumulado en las tuberías. Este aire tiende a subir y a ocupar la parte superior de los radiadores: si cuando encendéis los vuestros están fríos por arriba, es porque hace mucho que no los purgáis.

Radiadores de calefacción: purgar, pintar (mantenimiento)
Sacar el aire y subir la presión
Para purgar un radiador, en primer lugar hay que colocar un recipiente bajo la válvula para recoger el agua que caerá. Después abriremos el purgador, bien aflojando el tornillo con un destornillador o una moneda, bien con la llave que incluyen algunos modelos actuales. Mantendremos abierta la válvula hasta que empiece a salir el agua, y entonces la volveremos a cerrar. Tras purgar los radiadores, es normal que la presión del sistema descienda. Tendremos que volverla a aumentar: colocando la caldera en posición “calefacción”, abriremos la llave hasta que la aguja se coloque entre 1 y 2 bares.

Cómo pintar los radiadores de la casa

Aunque no haya llegado el invierno y quedan algunas semanas para que empiecen a bajar un poco las temperaturas, es un buen momento para empezar a poner a punto los radiadores que tengas en casa y poder disfrutar de los mismos durante los meses de invierno que se aproximan poco a poco. Si dispones de algún que otro radiador de agua en tu casa, no pierdas detalle de los siguientes consejos y pautas que te voy a dar ya que conseguirás tener dicho radiadores en perfecto estado y como nuevos para su uso en invierno.

Radiadores de calefacción: purgar, pintar (mantenimiento)
Lo primero que debes hacer es quitar todo el polvo y la suciedad que tengan encima y que se hayan acumulado con el paso de los días. Para ello lo mejor es usar un paño mojado en un poco de alcohol y limpiar toda la superficie hasta dejarla totalmente como nueva y sin nada de suciedad. Para las partes más complicadas de llegar, puedes usar una pequeña esponja que pueda limpiar cada hueco del propio radiador sin problema alguno. Una bien limpios todos los radiadores de la casa es hora de darle una buena mano de pintura para dejarlos totalmente renovados y como nuevos.

Antes de empezar a pintar es esencial que protejas aquellas zonas que se puedan manchar de pintura con un trozo de cartón. En cuanto a la pintura lo mejor es optar por aquella que viene en forma de spray para poder pintar por toda la superficie y los huecos del radiador sin problema alguno. Recuerda que debes utilizar una pintura de esmalte anticalórico para que a pesar de las altas temperaturas que pueda dar el propio radiador, la pintura aguante sin problemas.

Radiadores de calefacción: purgar, pintar (mantenimiento)
Antes de usar dicho spray es importante que ventiles las habitaciones para evitar que el ambiente se puede cargar en exceso. Acto seguido debes cubrir dicho spray por todo el radiador incluyendo los huecos del mismo. Espera unas horas a que se seque el radiador y quita los cartones que habías puesto para proteger las paredes de la estancia.

Ya tienes listos los radiadores de la casa y totalmente en perfecto estado para conseguir que gracias a los mismos haya un ambiente acogedor y caliente en todas las habitaciones de tu hogar. Si sigue todos estos consejos y pasos conseguirás tener tus radiadores totalmente renovados y darle un toque diferente a toda tu casa.

Cuál es la mejor pintura
Lo primero de todo será decidir qué tipo de herramienta utilizar para pintar nuestros radiadores, ya sea con brocha, rodillo o pistola. En cuanto a pintura se refiere, nosotros te recomendamos utilizar acrílica al agua o una especializada para radiadores. Cualquiera de ellas las puedes adquirir en tu centro de bricolaje más próximo.

Tipos de radiadores
Pero lo más importante de todo es elegir una pintura resistente al calor, algunas son capaces incluso de aguantar hasta 90º C y otras más de 200º C. Otro aspecto que deberás tener muy en cuenta es el material del que están elaborados los radiadores. Para los de aluminio, es aconsejable aplicar antes una capa de imprimación especial, mientras que los de hierro tendrás que reparar las zonas oxidadas con lijas gruesas o con un cepillo de púas. A continuación, no te olvides de aplicar un producto antióxido.

Radiadores de calefacción: purgar, pintar (mantenimiento)
Respeta los tiempos de secado
Cuando hayas terminado de preparar y proteger la superficie, tendrás que aplicar la pintura. Antes de nada limpia muy bien y después podrás aplicar la primera capa de pintura. Espera entre 1 y 5 horas para asegurarte de que el producto se ha secado por completo y a continuación tendrás que dar otra mano.

Acuérdate de seguir al pie de la letra todos los consejos que indica el fabricante en el envase.

Mantenimiento correcto de los radiadores

Como en artículos anteriores te invito a conocer las claves que necesitas saber para limpiar correctamente los radiadores de tu hogar y que estén en perfectas condiciones, ya que como sucede en la mayoría de los hogares es uno de los rincones más olvidados y de los que menos nos preocupamos, hasta que llega el día es que dejan de funcionar y es entonces cuando nos damos cuenta de las condiciones en las que se encuentran.

Radiadores de calefacción: purgar, pintar (mantenimiento)
Se trata de una labor muy sencilla que debemos realizar a diario y no sólo cuando nos acordemos o cuando nos apetezca. Lo primero que tienes que hacer es retirar el polvo con la aspiradora o con la gamuza que utilizas para el resto de la casa, lo que más cómodo te resulte. Mientras que una vez a la semana y con la calefacción apagada, deberás limpiar toda la superficie con una tela mojada en agua con jabón. Como suele ser habitual en este tipo de objetos, siempre hay algunas partes de difícil acceso y en este caso te aconsejo que te ayudes de un cepillo de dientes, de los de toda la vida que encontrarás en cualquier supermercado.

Esto por lo que se refiere a la limpieza externa del aparato, porque cuando comience la temporada estival tendrás que purgar tu radiador, una práctica también muy aconsejable. Para ello, primero deberás localizar la válvula de purgado que sobresale y que en la mayoría de los casos es muy fácil de localizar.

El siguiente paso y siempre con el radiador frío, será girar dicha válvula con una llave inglesa o con un destornillador apropiado. Una vez que esté abierta, hay que dejarla así hasta que comience a salir agua de forma constante y sin gorgoteos. El proceso habrá que repetirlo en cada uno de los radiadores del circuito de calefacción de tu hogar, siendo aconsejable cerrar la llave de paso de agua mientras estás realizando esta tarea doméstica.

¿Dónde instalar los radiadores en casa?

Se acerca el frío, así que ha llegado el momento de preparar nuestro hogar para resistir al duro invierno. Si hace poco te explicábamos cómo ahorrar en la factura energética, cambiando la silicona de las ventanas y puertas exteriores para evitar corrientes de aire, hoy le toca el turno a los radiadores. Imprescindibles en cualquier hogar para sobrevivir al mal tiempo.

Radiadores de calefacción: purgar, pintar (mantenimiento)
El mejor lugar, debajo de las ventanas
Aunque no te lo creas, el lugar de la casa en el que vamos a colocar nuestro radiador es un tema muy importante. Ten en cuenta que en algunos rincones de la casa los radiadores tendrán que aumentar su rendimiento en un 30% más. Y esto supone un gasto energético importante.

¿Nunca te has preguntado por qué los radiadores se colocan sobre todo debajo de las ventanas? Porque el aire frío que entra por las ventanas y por todas esas rendijas del hogar, se calienta al pasar por encima del radiador.

Radiadores de calefacción: purgar, pintar (mantenimiento)
Dónde no debes instalar radiadores
Este es el motivo de que los radiadores se suelan colocar principalmente debajo de las ventanas, puesto que el uso que hacemos de este aparato es más eficiente. Sin embargo, no se recomienda instalar el radiador en alguna pared exterior o en zonas que no estén próximas a ventanas.

Y para aprovechar todavía más el calor de estos aparatos y ahorrar en la factura energética, acuérdate de instalar cristales dobles y otras soluciones de aislamiento que puedes encontrar a la venta en cualquier comercio especializado en hogar y bricolaje.