Reparar una gotera
Las goteras son un problema muy frecuente en la mayoría de los hogares, y su reparación es mucho más sencilla de lo que imaginas. ¿Quieres saber cómo? Pues no te pierdas los consejos que te explicamos a continuación que están al alcance de todos nuestros lectores.

Generalmente las goteras se producen por culpa de las grietas, así que antes de nada, tendrás que localizar el punto exacto por el que se producen estas filtraciones de agua. Las herramientas y materiales que vas a necesitar son los siguientes: una brocha; una espátula; masilla anti-grietas; pintura anti-goteras; y fibra de vidrio.

Cuando hayas limpiado la zona que requiere atención tendrás que aplicar la masilla anti-grietas con ayuda de la espátula. Aplica este material por toda la superficie y espera a que el producto se haya secado, el tiempo que especifica el fabricante en el envase.

A continuación debes aplicar la pintura anti-goteras, que cuando se haya secado tendrá un aspecto elástico. Encima de la primera capa del producto tendrás que echar la fibra de vidrio para conseguir una mayor impermeabilidad. Repite este proceso hasta que hayas cubierto por completo todas las grietas y para terminar debes aplicar la última capa de pintura anti-goteras y esperar a que se seque.

Cuando hayas terminado, podrás volver a utilizar tu ambiente y decorarlo como quieras. Como te habíamos prometido se trata de una tarea de reparación muy sencilla de realizar, y que está al alcance de todos los usuarios, incluso de los simples aficionados al bricolaje.

Lo mejor de todo es que solo vas a necesitar unos cuantos y económicos materiales que puedes adquirir en cualquier tienda de bricolaje de tu ciudad. Así que no esperes más para reparar tus grietas, antes de que se hagan mucho más grandes.