Restaurar piezas de cerámica
En nuestro consejo de bricolaje de hoy te explicaremos algunos sencillos trucos para restaurar piezas de cerámica. Sin duda una tarea muy habitual en buena parte de los hogares, y que muchos de nosotros hemos tenido que realizar en algún que otro momento de nuestras vidas.

Así que ya lo sabes: si tienes algún adorno de cerámica que necesitas reparar, coge lápiz y papel y toma buena nota. Unos trucos que están al alcance de todos nuestros lectores, y con los que conseguirás recuperar tu pieza sin tener que gastar mucho dinero y sin necesidad de ser un gran experto en estos temas.

El primer paso será limpiar muy bien nuestra pieza con un poco de alcohol para eliminar hasta el último resto de suciedad, y conseguir que el producto adhesivo surta el efecto deseado. Una vez hecho esto, tendrás que aplicar un poco de masilla epoxi que es muy moldeable y consigue reparar los desconchones de nuestra pieza de cerámica.

Cuando la masilla haya cubierto por completo el desperfecto de nuestra pieza y se haya endurecido, podrás continuar con la reparación. Ahora le toca el turno a la pintura que deberemos aplicar para disimular nuestra reparación, y ya de paso, podemos aprovechar también para volver a decorar por completo nuestra pieza de cerámica.

Una buena idea es pintarla totalmente para que de esta forma no se noten demasiado las marcas de reparación, donde ha actuado la masilla. Aunque si lo deseas también puedes añadir algún elemento decorativo para camuflar esta pequeña tarea.

Como te habíamos prometido se trata de una actividad mucho más sencilla de realizar de lo que imaginas y que está al alcance de todos nuestros lectores. Lo único que necesitas es masilla, que puedes conseguir en cualquier comercio de bricolaje, paciencia y buen humor.