Retirar el papel pintado
El papel pintado es una de las técnicas decorativas más fáciles, rápidas y baratas de realizar. Colocar este material es una tarea muy sencilla, con la que no es necesario ser un gran experto en bricolaje para lograr un buen resultado. El problema se presenta cuando queremos retirar el papel pintado, sin provocar ningún desperfecto en nuestra superficie.

En este caso, será mejor que tengas muy en cuenta los consejos que te ofrecemos en nuestro artículo de hoy, que facilitarán en gran medida tu tarea. Así que ponte cómodo y toma buena nota de todos los trucos que te ofrecemos a continuación, con los que conseguirás rehabilitar cualquier espacio.

Una técnica que te ayudará a retirar tu papel pintado en pocos y sencillos pasos, consiste en preparar una mezcla a partes iguales de vinagre blanco y agua tibia. Esparce este líquido con ayuda de una bayeta o de un trapo sobre el papel, para conseguir que se ablande, y después retira el material con ayuda de una espátula o de la mano, lo que más cómodo te resulte.

Si este truco no te convence, siempre puedes probar a diluir ocho cucharadas de detergente común en dos litros de agua caliente. A continuación, extiende la mezcla sobre el papel y después retira la decoración.

Como te habíamos prometido al principio de nuestro artículo de hoy, se trata de una manualidad sencilla, rápida y muy barata, con la que únicamente necesitarás unos cuantos ingredientes que son muy frecuentes en cualquier hogar. Así que no esperes más para poner a prueba tus habilidades y retirar el viejo papel pintado viejo de tu pared, para sustituirlo por otro nuevo o bien para pintar con pintura tu estancia. Una tarea de bricolaje fácil, rápida y divertida.