Un candelabro con hojas secas
Si te gusta la decoración con materiales reciclados y quieres poner a prueba tu imaginación y tu creatividad, no te pierdas la divertida manualidad que te explicamos en nuestro artículo de hoy. Una actividad muy recomendable durante esas aburridas tardes de invierno en las que no sabemos qué hacer para disfrutar de un agradable rato en compañía de la familia.

Ahora tienes la oportunidad de ponerte manos a la obra con un diseño muy sencillo y económico, con el que únicamente vas a necesitar unas cuantas hojas y flores secas de tu última escapada al campo. Escoge el candelabro o recipiente para velas que quieres decorar y piensa en un diseño previo antes de ponerte manos a la obra.

Comienza por limpiar bien el recipiente y después extiende una capa de pegamento o de cola vinílica en la zona donde quieres pegar tus hojas secas. Presiona durante un momento y después retira el exceso de producto antes de que el pegamento se seque por completo.

Un candelabro con hojas secas
A continuación tendrás que proteger tu diseño con una mezcla que se conoce como pasta de decoupage, y que está compuesta por agua y cola vinílica, a partes iguales. Corta pequeños trozos de servilletas y pégalas sobre los recipientes con ayuda de un pincel untado en esta pasta.

Cubre por completo tu candelabro con las servilletas y la pasta de decoupage, y después espera a que tu diseño se seque por completo, el tiempo que sea necesario. Como te habíamos prometido se trata de una tarea muy sencilla, barata y rápida de realizar que está al alcance de cualquiera de nuestros lectores.

Así que anímate a poner a prueba tu imaginación y consigue una decoración única y totalmente personalizada.